Cuando se tiene un medio de transporte como una moto, lo normal es querer asegurarla. Es l√≥gico llegar a esa conclusi√≥n porque el pensar com√ļn es tener todas las cosas aseguradas. Y en especial, al ser un medio de transporte y de mucho uso parece la opci√≥n m√°s clave. Sin embargo, no siempre resulta de esa manera. Existen varias razones validas para no asegurar la moto.

Razones para no asegurar la moto

Una póliza de seguro es una de las principales alternativas que se consideran cuando se tiene una moto. Las personas quieren tenerlas aseguradas porque consideran que es una forma de garantizar la inversión. Sin embargo, examinar en detalle este tema permite ver que no siempre resulta en ventaja. De hecho, hay razones para no asegurar la moto. Estos son 6 de los motivos principales.




Asegurar la Moto:

Dificultades para asegurar la moto

La primera razón para pensar en asegurar la moto es la cantidad de dificultades que se presentan. Aunque muchas empresas aseguradoras ofrecen sus servicios, no resulta de esa forma al momento de contratarlos. Las dificultades que presentan para asegurar son tantas que dan la impresión de que no se quiere proceder.

Existen muchos argumentos y estrategias que hacen difícil este proceso. Es casi imposible encontrar una póliza que cubra todas las necesidades. Siempre salen a la luz los puntos en contra. Al final, se quiere ofrecer un servicio de seguro menor a lo que se espera. Por otro lado, no existen posibilidades de establecer un buen acuerdo.

Altos costos de las pólizas de seguro

Otra de las características que tienen las pólizas de seguro son los costos que implican. Una póliza para asegurar la moto puede resultar bastante costosa. En especial, es porque el porcentaje de respuesta por parte de la aseguradora es mayor en estos casos. Por eso, suelen presentar precios bastante altos para cubrir las pólizas que se contraten.



Cuando se quiere contratar una póliza para motos se tendrá que aportar una buena cantidad de dinero. También ocurre esto porque quizás se tenga que contratar más de una póliza. O puede ser que la que abarque todo lo que se está solicitando, implica el costo de las pólizas incluidas.

Tiempo de respuesta de la aseguradora

Una razón más para comprender por qué no asegurar la moto es el tiempo de respuesta. Debido a los procedimientos que están involucrados en dar una respuesta, esto puede ser una prueba de paciencia. Muchas veces de debe a los costos que deben pagarse. También puede ser debido a las investigaciones que se hacen para evaluar si procede la aprobación.

En ocasiones, pueden pasar varios meses antes de recibir una respuesta favorable. Debido a estas dificultades, vale la pena pensar si es ventajoso tener un seguro para la moto. Siempre que se busca asegurar una moto se espera que exista una respuesta inmediata al problema. Al no tenerla, se pierde el efecto favorable.

Asegurar la Moto:



Atención de parte de la aseguradora

Un factor importante al momento de decidirse por una aseguradora es su atención. Aunque de principio se ofrece una buena atención, las cosas cambian cuando hay que contactarlos. Esto desfavorece mucho porque corresponde al asegurado tratar de encontrar una buena comunicación.

No hay opción de elegir operarios

Es digno de mención que cuando se solicita la intervención de la aseguradora, limitan algunas opciones clave. Por ejemplo, si se tiene que hacer una reparación de la moto, no dejan la oportunidad de seleccionar dónde hacerlo. Sin duda, limita la intervención en un asunto importante.

El importe dependerá de la decisión de la aseguradora

Algo que en ocasiones resulta un tema difícil es que la aseguradora establece el costo de cobertura. Esto se basará solo en la investigación que hace la empresa sobre el precio de la moto. Si se considera que está por debajo, simplemente ese será el valor de la póliza.

Asegurar la Moto:

Por qué no buscar un seguro para la moto

Al conocer cómo funcionan los seguros y sus técnicas, no resulta en ventaja contratarlos. Por ello, asegurar la moto no es la primera opción que se puede considerar. Saber que las promesas de una empresa aseguradora no siempre son las que se cumplen, generan desconfianza. Para evitar mayores dificultades y malos ratos, lo mejor es no considerar esta opción.




Compartir el artículo!