Con buenos hábitos alimenticios y actividad física diaria, estará bien encaminado hacia una vida saludable. Fácil de decir, pero a veces no tan fácil de hacer!

Nuestros ocupados estilos de vida pueden ser difíciles para la salud de nuestra familia. Correr hacia y desde la escuela y el trabajo puede hacer que sea difícil encontrar tiempo para estar físicamente activo. También podemos dejar el hábito de elegir bocadillos poco saludables y comidas para llevar, o pasar nuestro tiempo libre viendo la televisión o frente a la computadora.




Sin embargo, estas opciones pueden ser peligrosas para nuestra salud y la salud de nuestros hijos, tanto ahora como a largo plazo. Por eso es tan importante detenerse, hacer un balance y tomar una decisión consciente para seguir un estilo de vida saludable.

Con buenos hábitos alimenticios y actividad física diaria, estará bien encaminado hacia una vida saludable. Fácil de decir, pero a veces no tan fácil de hacer!  Nuestros ocupados estilos de vida pueden ser difíciles para la salud de nuestra familia. Correr hacia y desde la escuela y el trabajo puede hacer que sea difícil encontrar tiempo para estar físicamente activo. También podemos dejar el hábito de elegir bocadillos poco saludables y comidas para llevar, o pasar nuestro tiempo libre viendo la televisión o frente a la computadora.  Sin embargo, estas opciones pueden ser peligrosas para nuestra salud y la salud de nuestros hijos, tanto ahora como a largo plazo. Por eso es tan importante detenerse, hacer un balance y tomar una decisión consciente para seguir un estilo de vida saludable.  Cómo llevar un estilo de vida saludable Hay cinco formas sencillas para que su familia lleve un estilo de vida saludable y vuelva al camino:  5. Coma menos bocadillos y seleccione alternativas más saludables. Los bocadillos saludables ayudan a los niños y jóvenes a satisfacer sus necesidades nutricionales diarias. Los bocadillos a base de frutas y verduras, productos lácteos reducidos en grasa y granos enteros son las opciones más saludables. Evite los bocadillos con alto contenido de azúcar o grasas saturadas, como papas fritas, pasteles y chocolate, que pueden hacer que los niños aumenten de peso.  1. Mantente activo cada día La actividad física regular es importante para el crecimiento saludable, el desarrollo y el bienestar de los niños y jóvenes. Deben realizar por lo menos 60 minutos de actividad física todos los días, incluidas las actividades vigorosas que los hacen "resoplar y resoplar". Incluya actividades que fortalezcan los músculos y los huesos al menos 3 días a la semana. Los padres deben ser buenos modelos a seguir y tener una actitud positiva para ser activos.  3. Comer más frutas y verduras. Comer frutas y verduras todos los días ayuda a los niños a crecer y desarrollarse, aumenta su vitalidad y puede reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas. Trate de comer dos porciones de frutas y cinco porciones de verduras por día. Tenga fruta fresca disponible como un bocadillo conveniente e intente incluir frutas y verduras en cada comida.  2. Elegir el agua como bebida. El agua es la mejor manera de calmar la sed, y no viene con el azúcar adicional que se encuentra en los jugos de frutas, los refrescos y otras bebidas azucaradas. La leche baja en grasa para niños mayores de dos años es una bebida nutritiva y una gran fuente de calcio. Dele a los niños frutas enteras para que coman, en lugar de ofrecer jugos de frutas que tengan mucha azúcar.  4. Apaga la pantalla y ponte activo. El tiempo sedentario o "tranquilo" que pasa viendo televisión, navegando en línea o jugando juegos de computadora está vinculado a que los niños tengan sobrepeso u obesidad. Los niños y los jóvenes no deben pasar más de dos horas al día en entretenimiento en 'pantalla pequeña'. Romper largos períodos de uso tan a menudo como sea posible. Planee una variedad de juegos o actividades activas en interiores y exteriores para sus hijos, como alternativas a mirar televisión o jugar en la computadora.

¿Cómo llevar un estilo de vida saludable? Hay cinco formas sencillas para que su familia lleve un estilo de vida saludable y vuelva al camino:

Artículo recomendado:   6 cosas a saber de la cirugía maxilofacial

1. Coma menos bocadillos y seleccione alternativas más saludables.

  • Los bocadillos saludables ayudan a los niños y jóvenes a satisfacer sus necesidades nutricionales diarias.
  • Los bocadillos a base de frutas y verduras, productos lácteos reducidos en grasa y granos enteros son las opciones más saludables.
  • Evite los bocadillos con alto contenido de azúcar o grasas saturadas, como papas fritas, pasteles y chocolate, que pueden hacer que los niños aumenten de peso.

2. Mantente activo cada día

  • La actividad física regular es importante para el crecimiento saludable, el desarrollo y el bienestar de los niños y jóvenes.
  • Deben realizar por lo menos 60 minutos de actividad física todos los días, incluidas las actividades vigorosas que los hacen «resoplar y resoplar».
  • Incluya actividades que fortalezcan los músculos y los huesos al menos 3 días a la semana.
    Los padres deben ser buenos modelos a seguir y tener una actitud positiva para ser activos.
Artículo recomendado:   7 cosas a pensar antes de una lipoescultura láser

3. Comer más frutas y verduras.

  • Comer frutas y verduras todos los días ayuda a los niños a crecer y desarrollarse, aumenta su vitalidad y puede reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas.
  • Trate de comer dos porciones de frutas y cinco porciones de verduras por día.
  • Tenga fruta fresca disponible como un bocadillo conveniente e intente incluir frutas y verduras en cada comida.

4. Elegir el agua como bebida.

  • El agua es la mejor manera de calmar la sed, y no viene con el azúcar adicional que se encuentra en los jugos de frutas, los refrescos y otras bebidas azucaradas.
  • La leche baja en grasa para niños mayores de dos años es una bebida nutritiva y una gran fuente de calcio.
    Dele a los niños frutas enteras para que coman, en lugar de ofrecer jugos de frutas que tengan mucha azúcar.
Artículo recomendado:   6 problemáticas luego de una Cirugía Abdominal

5. Apaga la pantalla y ponte activo.

  • El tiempo sedentario o «tranquilo» que pasa viendo televisión, navegando en línea o jugando juegos de computadora está vinculado a que los niños tengan sobrepeso u obesidad.
  • Los niños y los jóvenes no deben pasar más de dos horas al día en entretenimiento en ‘pantalla pequeña’. Romper largos períodos de uso tan a menudo como sea posible.
  • Planee una variedad de juegos o actividades activas en interiores y exteriores para sus hijos, como alternativas a mirar televisión o jugar en la computadora.