Los pies son la base de nuestro cuerpo, por este motivo deben estar fuertes, para ello no hay mejor ejercicio que caminar descalzo todo el tiempo que se pueda, pero muchos dirán: “yo no camino descalzo porque me puedo lastimar” o “me duelen los pies si me descalzo”, si bien esto puede pasar el secreto para disfrutar de caminatas o corridas de corta o larga distancia sin problemas es tener las plantas de los pies endurecidas o curtidas, de forma que esta actúe como si fuese una suela de un zapato y permita caminar sin ellos con comodidad.

Aquí veremos varias formas para endurecer las plantas de los pies




1) No usar zapatos dentro de la casa

Es la más básica de todas, si quieres que tus plantas se desarrollen no puedes usar calzado, pues este impide que se forme una piel más fuerte en tus plantas. La planta de tus pies se engrosarán cuando las condiciones así lo requieran, por lo tanto si andas todo el dia calzado el pie no tendrá motivo para ser más fuerte y se mantendrá débil. Si bien esta es la técnica más básica es necesario comenzar por ella si buscas introducirte en el mundo barefooter.

2) Sal a caminar descalzo por la ciudad

La primera forma es la más básica, por lo que no lograrás plantas de los pies callosas y fuertes que es lo que necesitas para caminar largas distancias descalzos, por lo que debes de dar un paso más: salir a la calle descalzo. Puedes ir a pasear al perro, comprar al supermercado, ir a las tiendas o simplemente salir a caminar sin el molesto calzado que tanto odias. Es aquí cuando realmente empezarás a endurecer tus plantas.

mujeres descalzas en la ciudad

3) Desvíate de la ciudad y camina por caminos rugosos

Cuando ya hallas superado el nivel anterior, puedes salir de las baldosas y asfalto para caminar por caminos de tierra, con piedras, calles de granito, hormigón con piedras y todo aquello que exija que tus plantas se endurezcan para seguir avanzando. Recuerda que cuanto más les exijas a tus plantas más dureza lograrás, caminatas graduales de cada vez más kilómetros sobre terrenos exigentes para tus pies harán que veas resultados rápidamente.



descalza en la via

4) Corre en lugar de caminar

Una vez que tus pies se adapten a caminar sobre todo tipo de caminos debes de dar un paso más, ahora debes de comenzar a correr sobre ellos, aquí puedes volver al nivel 2 pero ahora corriendo o bien empezar a correr directamente en lugares como los del punto 3. El correr hará que tus pies golpeen con más fuerza el piso por lo que hará que las callosidades de tus plantas se vuelvan más gruesas. En este nivel ya estás muy cerca de ser un barefooter extremo.

chica corre descalza

5) Puedes poner los zapatos a tu favor

Curiosamente a los que piensan que solo andando descalzo se pueden endurecer las plantas, existen técnicas para usar calzado y así mismo endurecer las plantas de los pies, estas puedes ser combinadas con otras para potenciar los resultados. Estas técnicas consisten en usar calzado o plantillas muy rugosas que simulen las anomalías del suelo, la constante presión del pie sobre esta plantilla hará formar callos en tus plantas. También se pueden acondicionar calzado de todos los días para que funcionen de igual forma, una de ellas es clavar tachas o chinches en toda en su plantilla y usarlos para caminar.



6) Caminar sobre superficies calientes y muy calientes

Una vez que ya hayas experimentado todos los consejos anteriores estás en condiciones de dar un paso más, ya le dijiste a tus pies que deben de estar preparados para todo tipo de terrenos, ahora es momento de decirle que también deben de estar preparados para todo tipo de temperaturas. Sal a caminar descalzo al medio día o cuando el sol empiece a calentar lo suficiente como para que dificulte la caminata descalzo, cuanto más tiempo logres permanecer sobre estas superficies calientes más endurecerás las plantas de los pies. También puedes dejar baldosas o chapas sobre el suelo en el fondo de tu casa al sol y luego intentar permanecer el mayor tiempo posible sobre ellas hasta que las plantas de tus pies se curtan totalmente. A este nivel realmente eres un barefooter extremo.

barefooter extremo con plantas muy curtidas

7) Has tareas de la construcción sin usar calzado

Si lo que buscas es además de tener unas plantas duras, tener unas plantas curtidas trabajar con portland, cemento, pedregal, mezcla, cal y demás descalzo hará que tu piel se endurezca aún más y además provocarás un resecamiento de la piel más intenso, lo provocará que tus pies se vean más rajados en talones y distintas partes de la plantas, y por lo tanto más curtidos.

8) Camina descalzo por el campo

Caminar descalzo por el campo hará que subas un nivel más en tu ya muy curtidas plantas, los rayones por las ramas, las espinas que se clavarán es tus pies, los filos de algunas hojas ya no debería ser obstáculos en este momento y harán que tus pies se curtan más y realmente seas un barefooter todo terreno.

plantas agrietadas

9) Has presión sobre distintas partes de tus pies y resiste

Otro ejercicio para aumentar la dureza de tus pies es ejercer presión sobre distintas partes de tus pies y resistir, por ejemplo trata de pararte descalzo y sin moverte con los talones y aguantar por ejemplo 2 minutos, luego puedes incrementar este tiempo. También puedes hacer este ejercicio parándote en puntas de pies. Si lo haces sobre una superficie rugosa, por ejemplo un piso de piedra, aumentarás la dificultad del ejercicio.

10) Caminar descalzo cuando llueve

Caminar descalzo cuando llueve o sobre pisos húmedos también puede resultar de utilidad para mejorar la dureza de tus pies. Sal a caminar descalzo bajo la lluvia y verás al otro día tus plantas mucho más fuertes. (Gracias Javier por el consejo.)

¿Tienes otra técnica para aportar?

Puedes dejarla en un comentario y la agregamos a la lista! También valoraremos mucho tu opinión así que recuerda comentar de todas formas.




Compartir el artículo!