La vida en Guadalajara atrae a muchas personas. Hay quienes estarían dispuestos a hacer los sacrificios necesarios para convertir ese sueño en realidad. Sin embargo, aunque la vida allí tiene sus ventajas, también muestra motivos que no la hacen buena idea. Sin duda, esto hace que se deba pensar en el asunto seriamente. Estos son unos motivos por los que no debería mudarse a Guadalajara.



Por qué mudarse a Guadalajara no es buena idea

Cuando se quiere tomar la decisión de una mudanza hay que evaluar todos los aspectos que influirán. Eso es clave al momento de tomar la decisión más acertada. En el caso de mudarse a Guadalajara no es la excepción. Conocer con mayor detalle y precisión algunas circunstancias comunes allí, puede hacer pensar en la decisión. Estos son 5 motivos que se deben evaluar.

Mudarse a Guadalajara: La inseguridad

Una de las razones para decidir mudarse a un lugar diferente casi siempre es la seguridad. Toda persona quiere sentirse tranquila sabiendo también que sus seres queridos lo están. Por ello, pensar en una mudanza implica también conocer cómo es la seguridad en la zona. Para mudarse a Guadalajara hay que evaluar muy bien esta situación.

En esta ciudad de México, la seguridad es algo casi brilla por su ausencia. Desde hace mucho tiempo ha sido un tema difícil de controlar. Existen muchos ladrones que asaltan para quitar las carteras, los teléfonos. Es bastante común verlos en motos o bicicletas. Esta condición hace difícil el considerar a Guadalajara como una alternativa.

Mudarse a Guadalajara


El costo de la vida en Guadalajara

La segunda razón para considerar el mudarse a Guadalajara es lo costosa que resulta la vida allí. Para pensar adecuadamente en un lugar donde mudarse es importante saber cuánto rendirá el dinero. De ello va a depender que resulte en ventaja o desventaja. Y este es un punto en contra que tiene la ciudad.

En Guadalajara se debe invertir un buen porcentaje de los ingresos en gastos básicos. Por ejemplo, dos de ellos llevan la delantera: la vivienda y la educación. Al ser aspectos básicos e indispensables, hay que ceder a lo que implica, aunque sean muy costosos.

Una ciudad con aumento de contaminación

También es importante pensar en la salud. Una ciudad llena de contaminación puede influir claramente en la salud propia y de la familia. En el caso de Guadalajara, la contaminación va por delante.

Las personas que viven en esta ciudad constantemente se quejan de dolores de cabeza y en los ojos. Todo esto es resultado de lo que se tiene en el ambiente. Aunque se trata de monitorear este campo, no se ha logrado mantenerlo estable. Por ello, mudarse a Guadalajara implica vivir en una zona que cuenta con mucha contaminación.

Mudarse a Guadalajara

Trabajos mal pagados

No se puede dejar de lado la parte laboral. En la ciudad de Guadalajara no hay muchas opciones de trabajos bien remunerados. Hay varias razones para comprender el por qué. Por ejemplo, al ser una ciudad tan costosa, cualquier salario no será correspondiente con lo que se gasta.

Algunas empresas dan a sus empleados un bono por alto costo de vida, pero no son todas. De allí que, no será tan sencillo poder vivir con los salarios que se consiguen en Guadalajara. Hay que considerar bien antes de mudarse a Guadalajara.

Las calles y la vialidad en Guadalajara

Un aspecto más que hay que considerar es la condición vial de la ciudad. Guadalajara es una ciudad muy reconocida. En el caso de las calles y cómo se encuentran las vías, no pareciera una ciudad tan importante. Esto dificulta el poder disfrutar de andar por ella. Influye tanto en el disfrute visual como en el traslado de un lugar a otro.

Mudarse a Guadalajara

Por qué hay que pensar para hacer una mudanza a Guadalajara

Al momento de pensar en Guadalajara como una opción de vida, se nota que no es la mejor. Tiene aspectos que no la dejan ver como una ciudad atractiva o que pueda ofrecer el disfrute deseado. Esto permite comprender por qué mudarse a Guadalajara no es una buena idea. Es posible seleccionar otros lugares más agradables y con mejores ventajas para todos.




Compartir el artículo!