Ushuaia es la capital de la Tierra del fuego, la cual es conocida como la ciudad más austral del mundo. Se encuentra entre el mítico canal de Beagle y un magnifico cordón montañoso, por lo que tiene un aspecto especial.

Desde el punto de vista arquitectónico no es muy atractivo, porque se conservan pocas construcciones originales y no la ciudad no tiene un perfil definido. Sin embargo, la posibilidad de ver las montañas y los canales para disfrutar de su hermoso paisaje es lo que atrae a los turistas.




  1. Conocer la ciudad austral

Haciendo un recorrido por el canal de Beagle se puede disfrutar de las maravillosas vistas de las islas y los diferentes animales marinos como los leones o aves. Es por ello que se recomienda la visita haciendo una navegación.

  1. Recordar la historia de los pioneros
Artículo recomendado:   9 motivos para visitar BARILOCHE

Es un recorrido al parque nacional por el llamado tren más austral del mundo, esos confinados contribuyeron a construir la ciudad y a poblar la región.

  1. Recorrer paisajes únicos

Existen diferentes paisajes de los lagos y valles, entre el más destacado se encuentra el Glaciar Martial, donde se encuentran los hielos eternos. ¿Viajas con niños? Aquí algunos consejos.

usuahia 4 vistas panorámicas



  1. Ser un testigo del Comienzo

En el museo del Fin del mundo, se encuentra los patrimonios de la vida de la tierra de fuero, desde la época precolombina hasta los inicio del siglo XX.

  1. Navegar por el fin del mundo

Entre los meses de Octubre y abril se puede hacer un crucero de expedición para explorar la región más austral y virgen del planeta.

  1. Descubrir la ciudad donde termina el mundo

Ubicada en el país de argentina se puede explorar, las islas, los faros, las playas y hasta las míticas estancias de Harberton. Quieres más diversión, disfruta además tu estadía por Argentina para visitar estos lugares de Bariloche.

  1. Ser parte de un clima inhóspito
Artículo recomendado:   5 consejos si tienes que viajar con tu perro

Una de las razones es sentir como caen las gotas, aguas de nieve y recorrer los territorios de los arboles modelados por el viento, donde se despojan los bosques fantasmales.