El césped es una de las opciones más utilizadas para embellecer un jardín. Con frecuencia, esto no solo se utiliza cuando el jardín se encuentra en la parte delantera de la casa. También es posible que muchas personas deseen colocarlo en la parte de atrás. Ahora bien, tener césped en el fondo no siempre es recomendable. ¿Qué razones puede haber para no hacerlo? Estas son 6 razones claves.

Razones por las que no tener césped en el fondo

Para muchas personas el simplemente tener césped en el fondo de la casa es algo normal. Se considera, incluso, que contribuye a dar belleza a la apariencia de la casa. Otros lo utilizan como un área donde relajarse y pasarla bien. Por ello, la idea de no tenerlo en el fondo no parece lo más acertado. Acá, se describen a continuación las 6 razones por las que no es conveniente.




Tener césped en el fondo

Se requiere gran inversión de tiempo y dinero

Por lo generar, tener césped en el fondo implica un terreno mucho más amplio. Al tener que preparar un campo de esa magnitud, hay otras cosas valiosas que se deben invertir. Entre estas, están: el tiempo y el dinero. Cuidar un césped más grande, es tener que dedicar mucho tiempo para que se mantenga. Además, la parte económica también se verá afectada. Esto va desde la compra de las cantidades de césped y, lo que implica el cuidado constante.

Preparar sistemas de riego mayores

Una segunda razón para pensar en el césped es el sistema de riego que requiere. Mientras mayor sea el campo, mayor será el sistema que se necesitará. Preparar estos sistemas de riego no siempre es tan sencillo. Por ello, implica tener mayor actividad para lograr que se mantenga presentable. Hacerlo de esta manera, con frecuencia resulta algo trabajoso y termina desaminando a algunos. De allí que, un terreno muy grande siempre va a exigir mayor labor al buscar los sistemas de riego.

Tener césped en el fondo



Se necesitará mucha agua

Otro de los aspectos por los que no tener césped en el fondo es el uso del agua. Tener que cuidar de un terreno tan amplio también implica usar mucha agua. En muchos lugares, usar este recurso implica invertir mucho dinero también. En vista de la cantidad de agua que se debe usar, lo mejor no es tener campos espaciosos. De allí que tener el césped en un campo tan abierto, simplemente resultaría en desventaja para su cuidado.

Tener césped en el fondo también involucra ciertas plagas

Otra de las razones por las que no se debe tener césped en el fondo es por las plagas. Existen muchas plagas que persiguen este tipo de plantas. Algunas de estas plagas requieren mayor atención y mucho tiempo para frenar su avance. Por ello, al tener un terreno más grande con césped, hay que pensar en el trabajo que acompaña. Para mantenerlo en condiciones saludables y que no perjudiquen a quienes lo vayan a disfrutar, requiere muchos cuidados.

Es difícil mantener todo el césped en buenas condiciones

Otro de los puntos a tener en cuenta son las pocas posibilidades de tener un césped bien acondicionado. No resulta fácil mantener todo el terreno presentable. Por ejemplo, en el césped suelen aparecer las “calvas” o los espacios vacíos que van perdiendo su apariencia. Esta reacción es algo bien difícil de controlar. Por muchos cuidados que tenga, en campos abiertos no se logra mantener siempre la estabilidad de esta. De allí que lo mejor es evitar grandes espacios.

Tener césped en el fondo



Mucho césped se vuelve un espacio poco vistoso

Una sexta razón para pensar en este punto es que mucho espacio con césped se vuelve algo monótono. La vista deja de ser tan atractiva. Por ello, lo mejor es contar con espacios más llenos de plantas llamativas. Todo esto favorece la oportunidad de disfrutar de un ambiente más agradable.

Por qué pensar en no tener césped tan espacioso

Luego de considerar estas razones, no queda duda de que es conveniente no tener grandes espacios con césped. Existen otras formas de tener vistosidad y buen ambiente en la casa. Por ello, es prudente no tener césped en el fondo. Se cuidan varios recursos y se administra mejor el tiempo y los esfuerzos.




Compartir el artículo!